martes, 30 de diciembre de 2008

8 del 2008 (series)

Llegó el turno de las series. Parto de la base que no todas son de este año, pero como es la primera lista que hago puedo repescar series que siguen en antena y este año me han causado buena impresión.

Ya sabéis, podéis añadir.

8) El internado

Empezamos con una producción patria que defiendo también (como lo hacia con “Los crímenes de Oxford”) a capa y espada. ¿Por qué? Creo que mantiene la intriga durante toda la serie (solo he visto 3 temporadas) y los guiones enganchan muy bien las tramas de suspense. Es verdad que hay muy buen presupuesto, sí, pero hay buenas historias contadas. Y además, los relatos de adolescentes bien contados (es el caso de “Kyle XY” que me atrapó al inicio) enganchan.
Lo mejor: la factura técnica, y lo bien trazados que están los mapas de los personajes, sus tramas personales. Me gusta mucho los dos mundos creados (las apariencias de las clases, etc, y el submundo de pasadizos, llaves secretas, cuadros importantes, secuestros, etc).
Lo peor: Pues las tramas juveniles. A mi lo de que a Pepito le guste Menganita (sobre todo las adolescentes) no me llaman nada la atención, pero entiendo que están destinadas a un público y lo respeto. Entiendo que los guionistas no se centran en eso.

7) Como conocí a vuestra madre

La descubrí gracias a mi amigo Manu Valls. Los sucesores al trono de “Friends”. Muy punzantes si se ponen, y un retrato generacional que sabe jugar en el terreno de la comedia.
Lo mejor: Barney (Neil Patrick Harris) y, por supuesto, sus compañeros de reparto. Pero en su caso, ese yuppie ególatra que no quiere casarse con nadie está a la altura del otro grande: Joey.
Lo peor: No es una comedia de risotada, es de gran sonrisa, y eso, en ocasiones, puede ser un lastre. En mi caso no lo es, pero entiendo el rechazo de los hiperfans de “Friends”.

6) IT Crowd

Solo he visto la 1º temporada pero de momento me basta para conocer a este par de chiflados. Todo lo que imaginaste en tu oficina sobre los que cablean los ordenatas.
Lo mejor: Moss. Es muy frik. Sus contactos on-line y lo opuesto que es a su jefa.
Lo peor: Es un humor que se disfruta (creo yo) más en compañía. Es muy peculiar.

5) House


Greg House, ese pedazo de ca… que nos tiene atrapados semana a semana. Detrás de cada caso hace ver que le importa poco cuando de verdad le apasiona su oficio. No hay que decirlo: frases brillantes, un personaje bordado (ya era hora, un adicto a las drogas que nos cae bien, y sin moralina), secundarios de lujo, y un caso clínico (tengo que decirlo: me gustan las series de médicos. Siempre fui fan de “Urgencias”, y antes de “Hospital”).
Lo mejor: Él. Sus diálogos y Hugh Laurie
Lo peor: Con el estreno de la 4ª temporada no me terminé de enganchar a los nuevos. Siempre fui de Chase, Cameron y Foreman.

4) Camera café

De nuevo la ficción patria, perdón, la mejor ficción patria. Y es que esta cuadrilla capitaneada por Luis Guridi a alcanzado altas cotas de surrealismo. Jardiel Poncela la aplaudiría. Como dijo una vez en El País Enric González (creo que fue él, cito de memoria), quiero que el guión de mi vida lo escriban los guionistas de “Camera café”. ¿Por qué? Porque seguro que me lo paso pipa. Scketch como “Un no parar”, donde no paran de salir cafés de la máquina, han hecho historia. Y personajes como Jesús Quesada. ¿Quién no conoce un Jesús Quesada en su oficina?
Lo mejor: El guión y la dirección. El material de base es muy bueno. Se adaptó este formato otra vez en España y fue un fiasco llamado “Camera express”. Este es un éxito. Por algo será.
Lo peor: Que “Escenas de matrimonio” le quite días de emisión. No es justo.

3) Padre de familia


Me la descubrió hace mucho tiempo mi amigo Nacho, y es que él era fan de “Los Simpsons”, pero me dijo que era más bestia y lisérgica. No falló.
La vida de los Griffin se convierte en un acontecimiento día a día donde Brian, el perro familiar, no solo habla, sino que tiene novia, Stewie, el bebé, quiere acabar con la madre, sin embargo Chris, el hijo mayor, es, pobrecillo, inútil.
Lo mejor: los flash-backs o momentos oníricos. Nunca sabes lo que va a pasar. Es memorable la pelea entre Peter y el pollo.
Lo peor: Como “Los Simpsons”, tengo la sensación de ver siempre el mismo capítulo. No hay orden de emisión claro, ni en los canales generalistas ni en los de cable.

2) Los Tudor

Motivos laborales me llevaron a ver esta serie que me dejó atrapado. Me quedé en la 1ª temporada y espero cogerme a la 2ª en breve (en el 2009). Nunca pensé que una serie de época tuviera la intensidad, la carga emotiva, el coraje, para juntar historia real, con parte de imaginación, de parte del genial Michael Hirst. Porque sabe fusionar conflictos como la peste bubónica en un solo capítulo.
Lo mejor: Guiones intensos, y conflictos creíbles. Te hace actual algo que ocurrió hace 6 siglos. Y una factura impecable. Se puede hacer época sin aburrir.
Lo peor: Para el personaje de Carlos I de España (y V de Alemania) ya podían haber cogido a un espagnolo que lo hiciera más creíble :)

1) Weeds

Indiscutible.
Ya había hecho un post sobre ella. Rompiendo morales. Spoiler lo definió muy bien: ¿Qué haces te ríes o lloras? Camina en la navaja áspera de los dos sentimientos y sabe salir airosa.
Lo mejor: Ella, Nancy, caminando por el lado oscuro. Y por supuesto su cuñado Justin, un colgado divertidísimo.
Lo peor:

Tengo que decir que hay series de este año que tengo que darles una 2ª oportunidad. O he visto un capítulo y no he seguido (“Arrested Development”), o después de un par, pues no me he enganchado (“Rockefeller plaza”), o no he visto aún (“En terapia”, que me apetece mucho, y “The Office” mi gran olvidada).

Ya entran dentro de los propósitos de este año entrante.
Vale, ahora vosotros.

Propuestas para el 2009? Vuestras 8 series?

domingo, 28 de diciembre de 2008

8 del 2008 (cine)

Termino el año con 3 listas imperfectas sobre cine, series y teatro. Imperfectas porque seguro que me dejo colgado algún título interesante (o no lo he visto, o se me ha olvidado, o si lo he visto lo he olvidado :).
Imperfectas también porque serán 8 los/las elegidos/as en vez de 5 o 10.

De momento empiezo por el cine de este año 2008.

8) Los crímenes de Oxford

La he defendido a capa y espada ante aquellos resignados que atacaban a su director. Alex de la Iglesia ha hecho muchas pelis malas, sí, pero este año se ha marcado una buena película de suspense, que mezcla bien los referentes clásicos, el género y las matemáticas. Sí, tiene muchos peros, pero como está el mercado español, es una buena cinta.
Lo mejor: John Hurt y la nómina de secundarios.
Lo peor: La relación Leonor y Elijah, que no me la acabo de creer.

7) No es país para viejos

Los Coen en estado de gracia. Un buen thriller, unas estupendas interpretaciones, y la tensión que crea Bardem cuando aparece en escena. Muy buen ritmo.
Lo mejor: Bardem, sin lugar a dudas.
Lo peor: Lo desdibujado que se queda Tommy Lee Jones.

6) Wall-E

Esta historia de amor, tierna y divertida, hace que te reencuentres con la animación, que no es solo para niños.
Lo mejor: Los scketches de Wall-E (todo un patán a lo Búster Keaton)
Lo peor: Demasiado tierna?

5) Gomorra

La mafia siciliana vista desde dentro. Parece un documental y te cuenta la sinrazón del “sistema” en el que se mueve. Dura y áspera, pero viva.
Lo mejor: Hay historias, como la del sastre, que son auténticos relatos sórdidos.
Lo peor: Al ser 5 historias, se desdibuja la relación entre ellas. Tal vez hay demasiadas y no están bien ensambladas.

4) Juno

Una divertida comedia indie sobre los problemas de la adolescencia, con el añadido embarazo de Juno.
Lo mejor: Tiene frases, en boca de Juno, ingeniosas (Serán de Diablo Cody, no del personaje, pero me las trago). Y por supuesto, la BSO.
Lo peor: Falta un pelin de realismo. Los padres son más blandos que Blancanieves. Al otro lado está una película como “Café irlandés” que también trata el tema desde otra óptica.

3) Rebobine, por favor

Vale, sale mi vena friki de nuevo, pero es que Gondry se marca una absurda película que le hubiera gustado escribirla a Ionesco. Los vídeos de los protas son muy lisérgicos, y me encantan.
Lo mejor: Los protas, of course. Un par de locos muy divertidos.
Lo peor: El final, que parece que lleve cierta moralina.

2) Quemar después de leer


De nuevo los Coen, pero es que me pareció cojonuda. Crean unos personajes tan auténticos, que tras ellos funciona todo. Desde el retrato del ligón George Clooney (magistral cada vez que sale a correr después de), pasando por John Malkovich (también magistral en la secuencia donde desvalija la casa de bebida), pasando por Brad Pitt o Francesc McDormand. Y la crítica brutal al modus operandi de los americanos, una sociedad psicótica en asuntos legales, matrimoniales o sexuales.
Lo mejor: Ellos, los personajes. Y la secuencia final. “¿Qué hemos aprendido de todo esto? Nada”
Lo peor: Esto de ponerle peros a todas… Es que esta no tiene nada así que digas: Joder que mal hecho está.

1) Antes de que el diablo sepas que has muerto

Dos hermanos que intentan atracar la joyería familiar y les sale el tiro por la culata. La peli del año. Un thriller con intenciones, sensato, duro, con personajes con raíces, desnortados, que no tienen un mapa vital. En fin, un acierto del abuelo Lumet.
Lo mejor: la dirección, sobria, austera. Ese guión con otra dirección hubiera sido un thriller al uso. Y los actores, por supuesto.
Lo peor: El personaje de Marisa Tomei en ocasiones parece un pelin florero.

---

Bueno este es el repaso del año.
Me he dejado muchas pelis que no he visto (las repescaré en cines de reestreno o en DVD) y otras que mejor no haberlas visto.

Sigo con las series.

Cuál es vuestra lista de 8 pelis del año?

jueves, 25 de diciembre de 2008

PINTER


Ayer, en nochebuena, se fue uno de los grandes.

Se lo ha llevado un cáncer.

Autor de teatro (guionista también), comprometido, lúcido (al recoger el Nobel tuvo escrúpulos para decir que debían de procesar a Bush hijo y a Blair por los crímenes de guerra).

Nos hizo creer en el abismo entre la realidad y el deseo. Sucumbió al mundo de las ficciones para mostrarnos otra realidad, oculta, efervescente.
Diálogos sintéticos, ambiguos, que ocultaban y mostraban información como en un juego de cartas.
Creo que si en algo ha sido maestro, es en diálogos aparentemente inocuos, pero que meten el dedo en la llaga.

Ejemplo: el matrimonio de “The lover” al principio de la obra:

RICHARD.- (Sonriente) ¿Viene hoy tu amante?
SARAH.- ¡Humm…!
RICHARD.- ¿A qué hora?
SARAH.- A las tres.
RICHARD.- ¿Vais a salir o vais a quedaros en casa?
SARAH.- …Supongo que nos quedaremos.
RICHARD.- ¿No querías ir a esa exposición?
SARAH.- Sí quiero… pero prefiero quedarme hoy aquí.
RICHARD.- Muhmhumm. Bueno, tengo que marcharme.
SARAH.- ¡Humhumm!…
RICHARD.- Entonces… volveré hacia las seis.
SARAH.- Sí.
RICHARD.- Que lo pases bien.
SARAH.- Espero.
RICHARD.- Adiós.
SARAH.- Adiós.

Pero también “Regreso al hogar”, “Traición” o “La fiesta de cumpleaños”. Un autor indispensable para todo guionista.

Tal vez era el autor vivo más interesante de teatro.

Señor Mamet, es su turno.

sábado, 13 de diciembre de 2008

ESCRIBES O DIRIGES? (5) MAXI VALERO


Conocía su trabajo por haberlo visto en pantalla, pero este año he tenido la suerte de compartir mesa con Maxi Valero. Maxi, aparte de ser guionista, trabaja como compositor de cine. Y es que son dos trabajos que tienen una gran carga de sensibilidad y precisión. Entre sus trabajos como guionista destacan dos largometrajes: El primero de ellos La estancia, es un preciso ejercicio de giros y actores (solo 2) y un guión de relojería, a la manera de La huella. En el segundo, se nos desmarcó con un drama con todas sus raíces: Escuchando a Gabriel (no se si es que me lo dedicaba, porque yo canto fatal y tocar instrumentos, peor aún). Fuera bromas, este gran guionista (en todos los sentidos, que tío más alto!) ya se ha lanzado a la dirección con un corto de animación La llave. Ahora prepara su primer largo como director El hombre de las mariposas. Y ahora Maxi Valero, adelante.

- Escribes o diriges?

Escribo y dirijo, y aún no sé por qué. Este oficio llama a tu puerta, y si le dejas entrar te tiene atrapado para toda la vida. Es la creación en estado puro, se instala en tu mente, y ésta, nos pasa a todos los guionistas, empieza a vibrar en otra dimensión, día y noche, día y noche, creando, fabulando, soñando historias y es imposible dejarlo. Aún cuando las circunstancias exteriores son adversas y te repites mil veces por qué me dedico a esto, y no soy un ser humano “normal”, con otro oficio que me de una estabilidad vital. Imposible. Mi mente sigue creando, en las situaciones más insospechadas, en los momentos más delicados. Cuando estás delante del folio en blanco, en silencio, a punto de comenzar una nueva historia, te sube la adrenalina, y el placer de ese instante no tiene palabras.

- Inicios, estudios y primeros trabajos. Sensaciones.

Escribí mi primer guión a los 16 años. Desde antes tenía claro que el cine era mi pasión y me había marcado desde niño. Era un joven despistado, imaginativo, silencioso, bastante rarito y obstinado. Ese primer guión fue un largometraje que me costó un año terminar y tenía alrededor de 200 páginas con tropecientas mil secuencias. Una locura llena de ingenuidad y pasión. Mi padre lo leyó y me dijo que me dedicara a esto, pero que buscase una escuela para aprender las leyes básicas que todo guionista conoce para organizar el caos que había trasladado a esas 200 páginas; y que no estaría mal que empezase escribiendo cortometrajes. La compresión y apoyo de mi padre fue el empujón perfecto para fijarme como objetivo: ser guionista, aprender cine, dirigir.

- ¿Con qué trabajo te sientes más lleno, orgulloso, confiado, etc, y por qué?

Es curioso que aún no me sienta orgulloso de ningún trabajo. No sé si es por mi nivel de exigencia, o lo que exijo a los demás. Soy bastante obsesivo con el trabajo. Escribir exige un alto nivel de disciplina, concentración y autoexigencia. Desde hace 15 años, escribo todos los años al menos un primer borrador de largometraje, varios cortometrajes, y alguna que otra novela. No tanto para ser producido, sino para no perder mano a la hora de escribir. Es como un buen músico profesional que debe estudiar y ensayar música todos los días al menos seis o siete horas. Escribir es lo mismo. Hasta ahora, casi todos mis trabajos han sido dirigidos por otros directores, y los resultados han sido buenos, pero ahora me encuentro en una etapa de cambio porque me siento preparado para dirigir mis propias historias.

- Cuando escribes / diriges, ¿Qué herramienta / estrategia utilizas a menudo que te surja efecto?

Cuando escribo siempre tengo encima de mi mesa un papel inicial, donde tengo escrita la idea primordial. Aquel concepto, sensación, motivación que me produjo la necesidad de contar esa historia. Y sé que no debo perderlo, pues si concluido el guión he perdido la idea primordial es que algo ha fallado. En el largometraje Escuchando a Gabriel, la idea primordial era “el perdón”. Palabra fácil de escribir pero difícil de ejecutar en esta sociedad en la que vivimos, y a partir de ese concepto relaté toda la historia, con la satisfacción de no perderlo por el camino de la escritura. Creo que es algo fundamental para todo guionista que la idea inicial no se pierda y llegue al espectador, de lo contrario la película se hace confusa. Después trazo una línea de tiempo en tres actos donde señalo con flechas muy claramente el detonante, el conflicto, y la evolución de la historia hasta el clímax. Ese esquema, para mi, es también esencial, y como norma no me salgo de él. Esos son mis dos pilares esenciales.

- Recomienda un libro y una peli y porqué estos y no otros.

Aunque para gustos lo escrito, tengo un libro de cabecera que es El nombre de la rosa. Soy fan de Umberto Eco desde mi adolescencia, y esta novela reúne mis dos pasiones, la novela policiaca: intriga y suspense, y la historia medieval.

Películas hay muchas, pero tengo una muy pequeñita, extraña y apasionante, que es THX1138, la opera prima de George Lucas. Una historia sobre un futuro hipotético donde los humanos ya no tenemos nombres sino somos un código supeditado a las órdenes del gran hermano. Apasionante.

- Estás con un joven guionista / director. ¿Qué consejo le darías?

Haz lo que quieras, pero hazlo. Trabaja mucho y muy duro. Sobre todo si eres guionista, escribe, escribe mucho, todos los días a ser posible, suelta la mano, como un pintor o un pianista. Un día un profesor de guión, el maestro Manolo Matji, me dijo: “Escribirás un montón de mierda, pero al final saldrá un champiñón”.

- ¿Algo que añadir?

Ser guionista es una profesión, aunque muchos productores no lo crean. Sin embargo, es la peor profesión del audiovisual, paradoja que hasta que no se llegue a entender, siempre se hablará de crisis en el cine español.

- Gracias Maxi. A preguntar compañeros.

domingo, 7 de diciembre de 2008

Pensamiento del mes (diciembre 08)


Leyendo "Arte y oficio del teatro" de Alan Ayckbourn me encuentro esto, las reglas obvias:

"Regla obvia nº10: "Nunca "te juegues" un final para conseguir un resultado a corto plazo. Escojas lo que escojas, asegúrate de que el final trata a tus personajes honestamente."

Más, en el libro.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Libro del mes – Noviembre 2008


SAGA de Tonino Benacquista

Más o menos ya he estabilizado mi jet lag. Y he decidido que me quedo en la hora de Ecuador, todo el día en manga corta.

La verdad que “Saga” debería haber sido el primer libro que os tenía que haber recomendado cuando empecé esta sección. No es un manual, no desarrolla técnica audiovisual ni de guión, pero esta novela da muchas lecciones a aquellos que escribimos en la televisión.

Y es que hace ya algunos años (creo que 8 años), mi amigo Albert, guionista catalán, me lo recomendó con la frase: “Este es el libro que toda persona que trabaje en televisión tiene que leer por obligación”. Yo, que hacia caso a lo que decía aquel socarrón catalán, me lo tragué de un tirón.

En sus páginas, “Saga” nos cuenta la historia de 4 guionistas que son repescados por un productor de televisión para escribir una serie que se emitirá a altas horas de la madrugada. Como le importa un pepino la audiencia el productor les dice: “Hagan lo que les dé la gana, con tal de que salga lo más barato posible” y les da libertad creativa. Y de ahí sale un éxito que ni ellos esperaban y les sobrepasa.

El comienzo es vibrante. La presentación de cada uno de ellos tiene gotas de genialidad. Desde la chica novelista de novela rosa (una Maria Keyes, más o menos), pasando por el guionista experto que ha trabajado con el maestro (yo creí entender que era el alter ego de Tonino Guerra, y el maestro, claro está, Fellini), pasando por el guionista francés al que le han robado un exitazo de taquilla (tipo Kassovitz), y por último, el becario, que cuenta la historia.

Pero en el transcurso de la locura que supone escribir la serie, “Saga” te habla de la capacidad de desarrollar historias, de nuestras musas y de la imaginación, y de lo vertiginoso, obsesivo y placentero que puede ser un proceso creativo. Un placer que termina con un final demoledor, original, divertido, insólito. Creo que incluso gran parte de su fuerza reside en su final.

Y es que ahora que he vuelto a Tonino Benacquista, creo que este narrador francés nos ha dado muchas y variadas razones para amar el arte de la ficción. Si aguantáis el tirón os recomiendo que después vayáis a “Otro”, ejercicio magistral sobre la fabulación.

En fin, corred a vuestra librería más cercana. Si no lo tienen, pedirlo. Si no os llega el dinero, robarlo. Yo lo dejé una vez y (menos mal) volvió a mi 1 año después. Ahora tengo 2, porque me compré otro (es que es de esos libros que no se dejan). De hecho, cada vez que entro en una librería y lo veo (no es siempre), lo compró. A más de uno se lo he regalado. Y es que no hay mejor regalo para un guionista que “Saga”.

lunes, 17 de noviembre de 2008

90 USD


He vuelto.
En Ibarra se me hizo complicado hacer una crónica. Solo había un ordenador en el hotel y siempre que me asomaba estaba ocupado.

Cansado, quemado (del sol), pero feliz y contento por la experiencia, he venido hasta con una idea (no sé si para corto o largo). El título: 90 USD (United States Dollars).

Se me hizo curiosa la forma de negociar un taxi. De Ibarra a Quito (3 horas) te puede salir por esos 90 dólares. Si sabes negociarlo claro. A Quito íbamos a hacer un enlace (mandar imágenes para la televisión) cuando ocurrió esto.

La historia no tiene que ver con la noticia, de verdad.

En el viaje me acompañó Tonino Benacquista y “Los mordiscos del alba”.

Ah! La foto de arriba la hice desde el taxi con mi móvil uno de esos días de viaje a Quito. La capital es más impresionante de noche, pero con mi móvil es imposible fotografiarla.

Os sigo contando cuando estabilice mi jet lag.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

IBARRA (ECUADOR)



Ya lo adelantaba Xavi en un comment del anterior post. Me voy a Ibarra (Ecuador) los próximos 10 días.
Será una estancia de trabajo para grabar. Salgo hoy día 5 y vuelvo el día 16 de noviembre.

Espero que aparte de trabajo pueda disfrutar el paisaje, las costumbres, las gentes, etc.

Un saludo e intento una crónica desde allí.

gab

PD. Terminé la primera fase de un guión para tele en el que andaba enfrascado. Exhausto, pero contento. Ya os cuento con tranquilidad.

domingo, 26 de octubre de 2008

BALLARD, autopsia del nuevo milenio


La mente incansable de Jordi Costa es la responsable de una interesantísima exposición en el CCCB (Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona) sobre la obra del inclasificable J.G.Ballard.

Antes de nada: Hasta el día 2 de noviembre (queda dicho).



El repaso comienza con un credo ambiguo, obsesivo, sincero y rotundo, sigue con su vida plasmada en la literatura: “El imperio del sol” y “La bondad de las mujeres”, y continua con la disección de la sociedad que le ha tocado vivir: desde la pornografía, pasando por su particular visión del futuro, las relaciones y la perdida de la autoestima, la supervivencia y las catástrofes, y la ciencia ficción vivida desde el espacio interior, entre otras muchas cosas.

Sus novelas son agotadoras (me he sumergido ahora en La isla de cemento y me tiene atrapado), y la exposición no deja indiferente.

Pero además tiene 2 apartados en la exposición que animan a la participación (a eso os animo).

1) Un blog donde poder colgar vídeos grabados con el móvil que tengan estética, hagan homenajes o capturen la esencia del universo ballardiano en un minuto. Las ballardian home movies.

2) Se encuentra en ella un listado que Ballard hizo en los años 70 sobre los 10 títulos cinematográficos de ciencia ficción más destacados.

No recuerdo todos, pero me parecía curioso hacer el mismo ejercicio (aunque con 5 títulos, que no he visto tanto cine de ciencia ficción) aquí:

- Fahrenheit 451 de François Trufautt, por la visión sin aliento del futuro.
- Alien de Ridley Scott, acojonante. La vi con mi primo con 12 ó 13 años, y aún me da escalofríos.
- Star wars de George Lucas. Una saga (la original) que me marcó de chiquillo.
- Doce monos (o Brazil) de Terry Gilliam (y La jetté de Chris Marker, de donde sale 12 monos), por la visión apóstata y apocalítica del futuro. La primera hora de Brazil, me parece la mejor primera hora (o de las mejores) de la historia del cine.
- Gattaca de Andrew Niccol. Tiene algo parecido a Farenheit que tan bien expresaba Fernando Alfaro en una canción de Chucho: “Es la nostalgia del futuro, tal vez.”

Bola extra: La fuga de Logan de Michael Anderson, porque debe ser una de las primeras películas que vi en el cine que ponían en el cole los sábados por la mañana. Salí fascinado!

¿Y las vuestras?

viernes, 24 de octubre de 2008

BURMAN-TRAPERO, INDIAN SUMMER



Leyendo El Cultural atentamente encuentro 2 frases / aciertos de estos 2 creadores argentinos y me acuerdo de aquella magnífica obra de Rodolf Sirera, "Indian summer" donde la realidad y lo que creemos que es la realidad se entremezclan en la vida de un escritor.

"El cine por definición tiene una función social o puede entenderse como un hecho político, incluso cuando aparentemente lo elude en realidad está emitiendo una idea. Pero esa mirada sobre la realidad se produce con las reglas de la ficción y el lenguaje cinematográfico. Las películas tienen sus propias reglas, el cine y la realidad no comparten los mismos códigos, ya que el segundo es una alegoría sobre ésta”. Dice Trapero.

Burman no se queda atrás: "Hay algo profético en la ficción. Lo que uno escribe avanza cosas que van a sucederle”.

Me parece muy interesante plantear cuáles son los límites de la realidad y la ficción, hasta donde vivimos aquellos que ficcionamos, como le pasa a Daniel, el personaje de Sirera que vive aquello que "sueña" aunque no lo vive soñándolo, de manera que, ¿Es verdad o es sueño?

Y eso cruza gran parte de las historias que me encanta ver (en pantalla, en teatro, en un libro, donde sea, aunque sea en la cola de unos grandes almacenes), que van desde "La vida es sueño", pasando por la escritura de Tonino Benacquista y terminando en el cine de Charlie Kaufman (sí, aunque no sea director, ahora ya lo es, un guionista también es un cineasta).

Existe muchas maneras de ver la realidad, tantas como retinas hay en el mundo.
Existen muchas maneras de ver/crear el cine (o la ficción), tantas como mentes en ebullición.

Prepara tu palabra, prepara tu ficción.

domingo, 19 de octubre de 2008

jueves, 9 de octubre de 2008

Pensamiento del mes (Octubre 08)



Cada mes, un pensamiento, una frase.

Siempre me ha interesado la figura (y obra) de Noel Clarasó. Me hago eco de la última entrada de El hombre perplejo, y sigo citándolo.

“Si solo hablásemos cuando tuviéramos algo que decir, el uso del lenguaje desaparecería en dos generaciones”
Noel Clarasó

jueves, 25 de septiembre de 2008

El amor no es lo que era


Ya os comenté en algún post anterior que Ada Hernández y servidor llevaban un largo entre manos.
El sábado para mi (delayed) fue cuando me enteré que el ICAA nos concedía una de las ayudas a desarrollo.

La historia comenzó cuando hace un par de años el Festival de Sundance se puso en contacto conmigo, a través de la productora de mi corto. Al principio no me lo creí, pero se ve que habían visto “Birth, school ,work, death” , y querían que, si estaba preparando una peli, la mandara al concurso NHK International Films Award. Pasé los tres peores días de mi vida. ¿Quién le dice a Sundance que no?

Llevaba una idea rodando por mi corazón (y mi cabeza) y presenté el proyecto, pero no salió. El proyecto empezó a crecer con la ayuda de Ada Hernández, una gran guionista venezolana. Hasta hoy.

Espero que siga creciendo y nos siga dando alegrías, que un buen día me vea rodando “El amor no es lo que era”.

A todos los que me habéis mandado mails, sms o me habéis llamado para felicitarme. Gracias.

Ha sido una semana muy intensa (Ada ha dado a luz a una increíble niña de nombre Ariana, murió una persona querida y me quitaron una de las muelas del juicio que me ha dejado totalmente ko).

Desde las drogas que me sostienen en el teclado, gracias.

Ahora hay que ponerse el mono de trabajo y a escribir. Os iré informando.

domingo, 21 de septiembre de 2008

ESCRIBES O DIRIGES? (4) MIQUEL PEIDRO




Ya hace muchos años que me topé con EL guionista. Si hablamos de guionistas valencianos todos tenemos en mente a 2 personas: el gran Rodolf Sirera, artífice de las primeras series en las televisiones españolas (autonómicas y estatales), y Miquel Peidro, punta de lanza de la mayoría de las ficciones que se han hecho en Valencia en el siglo XXI. Y luego vamos los demás.
Pues bien, Peidro ha paseado sus letras por series como Negocis de familia o Les moreres en Canal 9, y ahora es escaletista y coordinador en Lalola en Antena 3.
Pero su currículum pasa por un puñado de buenas tv-movies (De colores de Rafa Montesinos se llevó el premio ATV de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión en el 2005) y obras de teatro. Vamos, un todoterreno. Todo esto en su web, Tercera versión, se ve mejor. Pero mejor se presenta él...

Mi nombre es Peidro, Miquel Peidro. Empecé a escribir cuando mis amigos jugaban a las canicas, lo cual en un futuro conllevó uno de los grandes fracasos de mi vida: nunca gané una partida de canicas. Profesionalmente me dedico a esto del guión desde hace unos 10 años y he trabajado para todas las cadenas públicas de la Comunidad Valenciana (o sea, para canal 9) y en alguna de ámbito nacional. En uno de estos trabajos valencianos coincidí con gabkarwai, con el cual he seguido manteniendo una relación profesional y al que me veo capacitado para desafiarle a una partida de canicas.

- Escribes o diriges?

Escribo, escribo. y creo que soy de los pocos que no quiere multiemplearse. Jamás se me ha pasado por la cabeza dirigir nada, ni un mal cortometrajito. En caso de tener que buscarme otra ocupación dentro de este mundillo, optaría por dedicarme al servicio de cátering (y no sé ni si eso...).
Me dedico a escribir porque es mi verdadera pasión. Intenté estudiar derecho, pero cuando iba a casa, en lugar de estudiar, me ponía a escribir relatos, guioncillos, alguna que otra obra de teatro... Además, nunca acabé de ver la diferencia entre los abogados y los delincuentes, de forma que ante el temor de pasarme al lado oscuro del derecho, mejor intentar dedicarse a otra cosa, ¿no?

- Inicios, estudios y primeros trabajos. Sensaciones.

Pues mira, cuando iba al colegio (que por entonces no era E.S.O.: era aquello) me dieron algunos premios provinciales de redacciones y de teatro infantil. Luego escribí un par de cortos que se rodaron en plan amateur; y el siguiente corto obtuvo una nominación al Premio Goya. Por aquel entonces comencé a leer muchos libros sobre cómo escribir guiones, así que soy bastante autodidacta (ahora, vista la realidad de cómo se escriben en realidad los guiones, la mayoría de esos libros me parecen una majadería… por no decir todos). En esa fase de mi vida, me enteré de una Academia que daba cursillos en Valencia y al año siguiente me lancé de cabeza a las manos de Joan Álvarez y sus secuaces, lo cual fue muy positivo para mi formación. Después, medio año de prácticas en Madrid y… ¡a la jungla!
Ahora recuerdo aquella etapa y, aparte del cariño que le tengo, debo reconocer que era como vivir en “Los mundos de yuppie”. Desde hace unos años tengo la suerte de poder trabajar para el mundo de la televisión, y son tantos los condicionantes, las limitaciones y los caprichos de la gente, que me he dado cuenta de que escribir tiene un porcentaje muy alto de disciplina y uno más pequeñito de habilidad. La creatividad, el talento… eso se deja para los que hacen su película produciéndola, dirigiéndola, escribiéndola, interpretándola e incluso haciéndose cargo del cátering. El resto se diferencia poco de otros oficios. se trata de poner la máquina en marcha y que no pare. Lo importante es, dentro de esta dinámica, saberlo adornar, contar las cosas con la gracia suficiente como para crear un mucho de interés y una pizca de emoción. Y en eso cuenta mucho la experiencia.

- ¿Con qué trabajo te sientes más lleno, orgulloso, confiado, etc, y por qué?

Si te refieres a fase del trabajo, todas ellas tienen su aliciente. Me gusta dialogar, porque es donde se llena de vida a los personajes, donde se les diferencia. pero me parece que la fase creativa está en escaletas y argumentos, y eso también tiene su aliciente. Si te refieres a género, me gusta la comedia, pero tampoco desdeño otros géneros. Si te refieres a cine o televisión… ¿Dónde se hace cine? Para mí, el cine es una casualidad que no se puede desdeñar si aparece, pero tampoco se puede convertir en un objetivo si uno quiere sobrevivir. Es para unos pocos privilegiados, y no considero ni siquiera que sea más creativo, sino que la creatividad se encauza de una manera diferente.

- Cuando escribes / diriges, ¿Qué herramienta / estrategia utilizas a menudo que te surja efecto?

Sinceramente, no creo que existan las musas ni hay que fiarlo todo a la inspiración. La mejor manera para encontrar un material que sea válido es escribir y escribir y escribir. escribir mucho, aunque sean ideas contradictorias, descabelladas… Para luego poder tener un buen abanico de soluciones de las que poder tirar y seleccionar. Y, desde luego, enamorarte de aquello que estás escribiendo, creer en ello a pies juntillas. Si encima consigues dormir sin pensar en lo que llevas entre manos, mejor que mejor.

- Recomienda un libro y una peli y porqué estos y no otros.

Como libro recomiendo Las aventuras de un guionista en Hollywood, las dos partes. Además de ser una novela muy amena y divertida, me parece que es el mejor manual que puede encontrar un guionista porque lo que cuenta es la puñetera realidad, lo que después, en mayor o menor medida, se puede encontrar uno en el desempeño de su profesión. Y lo hace sin ningún asomo de querer teorizar.
Como película, voy a huir de los clásicos y de los tópicos. os propongo una película de Kevin Spacey que se titula Albino Alligator (La trampa del caimán) porque es una buena demostración de como casi en un único espacio y con un puñado de personajes se puede generar tensión continuamente llegando a un giro final sorprendente e inesperado.

- Estás con un joven guionista / director. ¿Qué consejo le darías?

Primero, que se olvide de su mundo ideal. La profesión de guionista es muy dura, hay que echarle muchas horas y mucho sacrificio. Te tienes que vaciar en cada trabajo, pero el esfuerzo vale la pena. Segundo, que sepa que está inmerso en un trabajo de equipo en el que vale incluso la opinión de la señora de la limpieza (sobre todo, si le limpia algo al productor ejecutivo), con lo cual el concepto de autor tiene que desaparecer de su diccionario. Y tercero, que nunca, nunca, cunda el desánimo y se tome todas las dificultades como un reto y no como una traba.

- ¿Algo que añadir?

Pues nada. Que lo de las canicas... No era broma.

- Vale. En Alcoi o en Valencia?

Turno abierto de preguntas.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Libro(s) del mes – Septiembre 2008

Pues como lo prometido es deuda y os debía algunos libros de meses anteriores, este arranque de curso (cartera, bolis, libros de texto y demás) me lío la manta a la cabeza y reseño 3 libros!

Llevaba tiempo pensando (y trabajando historias) dentro de la comedia. Dolor, humor, tensión y liberación, como hacer chocar contextos, la inversión, etc. Y volví a 2 libros de cabecera.

El primero Cómo orquestar una comedia de John Vorhaus.

El autor australiano, hilvana recursos para crear todo tipo de narraciones cómicas desde una óptica subjetiva. ¿Y por qué? Porque el libro recurre a la primera persona para explicarnos como era él de niño y como afrontaba las peripecias en el colegio. Es decir, esto nos sirve de arranque para, con humor, establecer estructuras cómicas a la par que te partes de risa por la forma en cómo lo cuenta.

Pero lo mejor, tal vez, son los ejercicios prácticos que te va planteando, y sobre todo, como desarrolla la perspectiva cómica: los personajes nacen con unos defectos, con humanidad (para que podamos identificarnos con ellos), y con una exageración intencionada para ganar fuerza en la comedia.

Libro de cabecera para cualquier tipo de comedia.

El segundo Fer riure per a televisió de Piti Español

Hace muchos, muchos años, fui alumno de Piti en Barcelona. Tutorió un proyecto de sitcom que desarrollaba con un amigo. Pero lo mejor de todo, fue aquel primer día de clase (aún lo recuerdo), en el que entró tarde un chico. Él le miró con un semblante serio y le dijo algo así: “¿Técnicas de la fecundación agrícola?”. El chico, pensando que había entrado a ese seminario (que me he inventado ahora pero el nombre era muy parecido), se excusó y se fue. Piti sonrió y salió tras él. Le acababa de gastar una broma. A todos nos pareció muy ingenioso en su momento.

Bueno, pues Fer riure per a televisió es un compendio práctico de ideas en torno a los registros de comedia. Para los bilingües (los que leen catalán en la intimidad) podéis disfrutar no solo de estructuras cómicas, de cómo desarrollar situaciones y personajes, sino además, Piti da ejemplos de sus trabajos en programas míticos como Ahí te quiero ver de TVE o La Llol en TV3.

Para mi fue el primer libro de comedia, donde entendí términos como punch line o gag, donde descubrí porque el humor va tan unido al dolor.

“Woody Allen entra en una llibreria a comprar una revista pornogràfica i com que no vol deixar-la al taulell sola i acusadora a l’hora de pagar, decideix amagar-la sota unes quantes revistes sobre els temes més estrambòtics. Quan arriba a la caixa, el caixer va comptant-li els preus fins que arriba a la revista porno. I aleshores, l’alça i pregunta a algú que no veiem: Quan valia Orgasme fatal?”

El último Manual del guionista de comedias televisivas de Natxo López


No podía dejar de nombrar el manual en boga en el sector bloguero-guionístico.

Aún no ha llegado a mis manos (debe estar en camino desde la editorial, ya lo he pedido aquí), pero valga esta muestra de su blog, para que os pique la curiosidad como a mi. Debo reconocer que Hastiado, aparte de ser tremendamente irónico, divertido, mordaz y los adjetivos que le pongáis, es muy didáctico.

Este post, por ejemplo, o este otro, son una buena muestra. Y podría seguir.

Hastiado no deja de llevarte por una pedagogía básica e inmediata de la comedia (y por extensión del guión), tan necesaria en el panorama bloguero, que merece esta pequeña reseña. Espero que le vayan bien las ventas.

Ahora, ya sabéis: en la FNAC, Casa del Libro, Librerías especializadas (en Valencia recomiendo Railowsky), que esto se agota.

¿Me atreveré un día (irreverente de mi) a escribir un libro-manual de estas características?

domingo, 14 de septiembre de 2008

1 año (vaya, se me había olvidado!)


Septiembre es un mes propenso a nuevos proyectos, a intercambio de información, vuelta a las rutinas,...
Ayer hizo un año en el que puse a andar el blog.
Un año de buena gente por aquí.
Un año con 2 secciones fijas al mes: Escribes o diriges, el libro del mes,... (en breve otra más).
En fin, un año dedicado a estar delante del ordenador escribiendo.
Espero celebrarlo como es debido: alguna alegría nueva que venga en este nuevo curso.
Espero que vosotros también tengáis un nuevo curso guionístico 2008-2009.

jueves, 28 de agosto de 2008

O CORDVBA!



Con cierto sabor nostálgico recuerdo los días que pasé este verano en Córdoba.
Me he acordado, oyendo está canción de The Decemberists (O, Valencia!), que no sé si dedican a mi ciudad!?






Una semana por tierras cordobesas de la mano de Abcguionistas y el curso de series que impartía José Luis Acosta.

Balance:

Acosta, guionista. Enérgico, intuitivo, colaborador. Motivó muchísimo a la clase a desarrollar ideas. Más que una tormenta de ideas, aquello fue un terremoto de ideas. Y tenía cera para todas!
Tubau, guionista. Calmado, reservado, motivador.
Virginia Yagüe, guionista. Estudiamos el caso de “La señora” con interés. Curioso el planteamiento y didáctico el resultado.
Eva Isanta, actriz. Encantadora, guapísima (porque no decirlo) e imaginativa.
Pedro Gómez, guionista. Recurrente, sensato. Nos hizo descubrir aciertos y errores de las adaptaciones.
Eduardo Milewicz, director de ficción. Un torbellino argentino que no para quieto. Muy divertido y realista. Directo en sus conclusiones.

O sea, un buen número de profesores que, de primera mano, te guían y ofrecen su experiencia. Además, un buen puñado de compañeros que han hecho la estancia y las ideas, más interesantes. Y sirve para regenerarte en este oficio de continuo crecimiento y reciclaje. ¿Qué si lo recomiendo? Hombre, pues sí. Que cada uno vea sus motivaciones y su interés.

Me ha servido, también, para ponerme las pilas, y 2 nuevos proyectos me han acogido este agosto (no he tenido vacaciones!) al servicio del guión. Y la verdad, con mucha ilusión.

O sea, que voy a seguir cantando a mis amados Decemberists, al tiempo que pienso en este verano que nos deja, y en los cafés de septiembre en la ciudad de Valencia (pasaré por Madrid también y puede que por Barna) con nuevos proyectos, ideas, guiones, ilusiones, rencuentros, en fin, lo que es septiembre, que todos lo sabéis.
Ya hace ganas que yo soy de equinoccios, y el de otoño me encanta.

Empieza el curso guionístico. Es hora de hacer vuestras proposiciones creativas.

“So await for the stone on your window, your window
I’ll await by the car and we’ll go, we’ll go”

miércoles, 20 de agosto de 2008

Libro del mes – (Junio, Julio y Agosto 2008)


El arte del montaje. Una conversación entre Walter Murch y Michael Ondaatje

Habéis leído bien. Aunque estemos en agosto, os debía el libro desde junio. El trabajo acumulado me ha hecho imposible estar por aquí durante un tiempo. Espero, por lo menos, que la lectura os interese.

Fue mi amigo Carles Candela, quien me pasó el libro de entrevistas de Walter Murch. Conoce mi trabajo como guionista y sabe lo interesante que puede resultarme una conversación a dos entre un montador y un escritor. En ocasiones parece que el diálogo sea a tres, con el lector incluido, porque te conviertes en un oyente privilegiado en este tête à tête.

¿Ingredientes?

Ha mamado mucho cine, ha montado una de las películas más atrapantes de la historia del cine, “La conversación” de Coppola, y ha trabajado con directores de referencia (Coppola, Lucas o Mighella, siendo compañero de clase de los primeros).

Otro ingrediente fundamental: cuando habla de cómo concibe los guiones: “Cada etapa deja a la siguiente un residuo de problemas sin resolver, (...). Por ejemplo, en la fase del guión pueden surgir temas que hay que dejar sin decidir para que los actores tengan una fructífera ambigüedad en la que poder trabajar. Sería mortífero conseguir resolver todos los problemas en el guión –uno no quiere estar pidiendo ayuda a los dioses en cada momento- porque entonces todo lo que se hace posteriormente sería una ejecución mecánica de una forma previamente establecida.” Me recordaba tanto a las palabras de un amigo director que pedía siempre a los guionistas obras abiertas, que pudieran ser maleables en el rodaje.

La conversación entre escritor y montador es fundamental para entender parte de los mecanismos del montaje, pero es importante cuando nos muestra, de manera cercana, conexiones con la narración como es el punto de vista de la película, de los personajes.
Murch habla de dos formas, divergencia y convergencia. La primera sería cuando los personajes se presentan al principio, y se les da unas pautas al público sobre su situación (personal, profesional, relaciones, etc). Una vez el público tiene esto grabado, la película es libre para adoptar puntos de vistas diferentes. Pone como ejemplos “El padrino” o “Election”, a mi se me ocurre la serie “5 hermanos”, y seguro que vosotros estáis pensando en mil más. “El enfoque opuesto es el convergente: dos o tres historias que empiezan por separado y después confluyen. ‘El paciente inglés’ es un buen ejemplo”, remata Murch.

Pero me quedo con el Walter Murch pensador, que ha trabajado como traductor de poesía, alguien que se ha acercado al proceso creativo. Esta conversación con Ondaatje delata su fuente inagotable de talento.

“Ondaatje: hay una cita de Saul Bellow que dice: ‘Escribo para descubrir la próxima habitación de mi destino’. Visto así, creo que muchas novelas son autorretratos, autoexploraciones, aunque la historia esté ambientada en una situación extraña. Se puede uno probar este disfraz, o aquel disfraz.

Murch: Una vez preguntaron a W. H. Auden: ‘¿Es cierto que sólo se puede escribir lo que se sabe?’. Y él respondió: ‘Sí, es cierto, pero uno no sabe lo que sabe hasta que lo escribe.’ Escribir es un proceso de descubrimiento de algo que en realidad ya sabes. Uno no se puede limitar anticipadamente a lo que ya sabe, uno no sabe todo lo que sabe.”

jueves, 7 de agosto de 2008

Daulte y el teatro



El otro día (quien dice el otro día dice hace meses) leí en “El Cultural” de El Mundo, una entrevista a Javier Daulte autor y director teatral. Me quedé con el despiece final.
Luminoso.
Ahí queda.

10 ideas de Daulte sobre el teatro

- El teatro no puede cambiar la realidad, el teatro es realidad. El teatro es celebración y eso es más significativo que lo que en él se cuenta.
- El teatro es necesariamente innecesario. Esta idea tiene un fondo muy político: todo lo que declaramos necesario acaba siendo regulado y controlado por los Gobiernos. Para que el teatro siga siendo una disciplina libre es necesario que no sea controlado, o sea, censurado.
- El teatro es, por defecto, inofensivo y optimista. Su existencia es una muestra de su optimismo. Cuando pasa a ser ofensivo, deja de ser teatro.
- El teatro es un acto de celebración.
- Los mayores enemigos del teatro son la solemnidad y la frivolidad. Lo opuesto es un teatro lúdico y comprometido.
- El teatro no intenta decir, sino que dice. El teatro no es un medio de comunicación, sino una realidad que expone una verdad, su verdad.
- El teatro no debe transmitir ideas, sino inventarlas. El teatro produce sus propias verdades, que siguen una lógica y que cuando están bien construidas, nos las creemos.
- El teatro no es importante. Es un juego reglado, para pasáselo bien, en sus múltiples maneras. Un artificio con el que podemos comprometernos.
- Al teatro solo le interesa el teatro. El teatro no traspasa las barreras del teatro. Cuando veo Glegarry Glen Ros, de Mamet, no salgo del teatro queriendo ser un agente inmobiliario.
- El teatro es, ante todo, un juego reglado, en el que el argumento disimula el juego.

domingo, 13 de julio de 2008

ESCRIBES O DIRIGES? (3) MANU VALLS


Mucho trabajo acumulado. Stop. No he podido estar con vosotros todo el tiempo que necesitáis. Stop. A la vuelta de Córdoba (me voy a uno de los cursos de Abcguionistas), prometo libro del doble mes (junio-julio) y más novedades (proyectos incluidos). Os dejo con él. Simplemente, Manu Valls.

Curtido como analista de guión en la tele patria (Canal 9), Manu Valls, dirigió su primera peli Faltas leves en compañía de Jaume Bayarri (La escribió con Sandra Sanjuán). Actualmente trabaja en la serie L’Alqueria Blanca como coordinador de escaletas (que Manu me corrija si me equivoco). Lo que poca gente sabe es que Manu, cuando tenía la edad de la foto (porque se ha estirado más bien poco y la foto tiene años, años), se marcó algunas actuaciones geniales acompañado por Xavo Giménez, en su compañía Da Capo Teatre. Estos 2 me dejaron con la boca abierta con el montaje de
Ñaque, o de piojos y actores que tuve la suerte de ver haya por el... Uf, hace mucho tiempo. Actor de vocación, guionista de profesión, director por convicción. Bueno, haya va la entrevista. Disfruten.

- Escribes o diriges?

Ya desde pequeño era una de esos críos enganchado a la tele. Recuerdo que mi reloj digital calculadora (claro regalo de la primera comunión) estaba lleno de alarmas para interrumpir los juegos y acudir a mi cita con Érase una vez el hombre… Siempre me ha gustado crear historias y fijarme en el mecanismo que utiliza la gente para crearlas.
Empecé en este mundillo como actor, pero tenía claro, que siendo lo complicado que es, ganarse la vida en el teatro o el audiovisual, cuántos más palos tocara menos difícil sería ganarse la vida con ello.
Personalmente, me resulta mucho más divertido escribir o interpretar que dirigir. Dirigir una película conlleva mucha responsabilidad y tomar decisiones a todos los niveles. En una entrevista a Takeshi Kitano, leí que la primera vez que dirigió una película se dio cuenta de que todo el mundo de todos los departamentos venían a él para que tomara decisiones: estos vasos o estos otros, el actor lleva corbata o no la lleva… Decía Kitano que se dio cuenta que ser director te obligaba a tomar decisiones sin tener ni puñetera idea de nada. Lo importante era tomar decisiones y que los que te consultaban se dieran cuenta de que no dudabas. Qué más da que sean las decisiones no correctas, lo importante es no dudar.
Kitano exagera bastante, pero algo de razón tiene en la función del realizador, si uno no tiene claro de cara a los demás el rumbo que ha de llevar la película, es difícil sacar adelante un rodaje. Cuando uno escribe está él el papel, es mucho más fácil y gratificante...

- Inicios, estudios y primeros trabajos. Sensaciones.

La primera vez que me puse a escribir, fue creando un espectáculo para la compañía en la que trabajaba como actor. Vi que aquello me gustaba y decidí probar con un largo, pensando que jamás podríamos llevarlo a la pantalla. Me junté con una buena amiga y guionista y surgió Faltas leves. Cuando nos pusimos a moverlo vimos que a determinadas productoras les interesaba y me ofrecieron la posibilidad de dirigirlo.
Aquello fue como subirse a una montaña rusa, y pese a no estar del todo contento con el resultado Faltas leves es una película muy digna que se ha estrenado a nivel nacional y ha recorrido algunos festivales. Tuve la oportunidad de trabajar con excelentes actores y con un equipo que me cuidó mucho.

- ¿Con qué trabajo te sientes más lleno, orgulloso, confiado, etc, y por qué?

Hay dos cosas de las que me siento muy orgulloso:
- Una, es de haber estrenado el primer montaje teatral que escribí en Barcelona y haber obtenido alguna buena crítica y los aplausos y las risas del público de allí. Cuando uno hace algo y se lo muestra a un público que no te conoce de nada y ves que la cosa gusta, das un paso a nivel moral muy importante. Te alejas de tu gente y que crees que pueden valorar distorsionadamente tu trabajo porque te conocen.
Lo más bonito de escribir o crear, es que alguien que nada tiene que ver contigo aprecie el trabajo que haces.
- Otra, es el guión que escribí con Sandra Sanjuán de Faltas leves. Creo que se trataba de una historia muy bonita y sencilla con unos personajes muy sólidos. Quizás la película no quedó todo lo redonda que era el guión, pero es un proyecto del que me siento muy orgulloso.
- A nivel encargo, actualmente estoy co-escribiendo L’Alqueria Blanca y todo el equipo estamos encantados con el éxito que está teniendo la serie. Les hemos cogido mucho cariño a los personajes.

- Cuando escribes / diriges, ¿Qué herramienta / estrategia utilizas a menudo que te surja efecto?

Lo más bonito de dirigir, es dirigir a los actores. Yo soy actor, y cuando tienes un texto sólido al que agarrarte, disfrutas muchísimo dialogando con el autor o el director y sacando punta y viendo las aristas que surgen de los personajes. Cualquier lector, cuando coge un libro reescribe e imagina las palabras del autor. Al actor le pasa lo mismo. Ve muchas cosas en el personaje que crea que al autor se le pueden haber pasado. La creación no termina en el guión, pasa al actor, al director…. Es muy bonita la parte coral que tiene una película o una obra teatral.
Como director, me encanta la parte de trabajo de mesa en la que se saca punta a los personajes. Las propuestas de los actores y cómo se va conjugando todo.
Lo principal para trabajar en equipo es tener claras tus ideas y al mismo tiempo estar muy abierto a las ideas y propuestas de los demás. Para bien o para mal, siempre he entendido esta profesión como un trabajo de equipo.
En cierto modo envidio a los escritores que escriben sus novelas sin la ayuda de nadie y encerrados en su cuarto. Yo necesito contrastar en todo momento con gente de mi confianza el camino que voy siguiendo a la hora de escribir o dirigir. Es importante lo de “gente de mi confianza”, que saben cómo escribes y te ayudan a llegar a buen puerto.

- Recomienda un libro y una peli y porqué estos y no otros.

Uno de los últimos libros que me he leído y me ha encantado es Fabulosas narraciones por historias de Antonio Orejudo. Un libro divertidísimo en el que el autor destroza algo tan establecido como una generación literaria (la del 27).
Y una película de siempre, aunque sea algo hortera con la elección: Dos en la carretera, por ese pedazo de guión y actores.

- Estás con un joven guionista / director. ¿Qué consejo le darías?

Que lea mucho, y vea mucho cine… De cualquier tipo… No es bueno centrarse sólo en un tipo de cine… De todos se aprende y uno no siempre escribe sus obras maestras, si no que en este mundo también se escribe mucho por encargo, y hay que aprender a enamorarse también “por encargo” de lo que haces.
Otro consejo a la hora de escribir, es reafirmarse a través de los demás. Conseguir encontrar gente cuyos criterios valores y te sepan apoyar y conducir… y te ayuden a no rendirte nunca… (Hay que tener mucha suerte para encontrarse con estos “gurús”, y si encima son amigos, ya ni te cuento).

- Gracias Manu. Preguntas?

sábado, 21 de junio de 2008

WEEDS, o como romper tu moral, hacerla añicos y tirarla a la basura


OJO! Spoilers a tutti plein!

Hemos terminado (mi chica y servidor) de ver la 2ª temporada de "Weeds".
Un muy avispado amigo, Xavi Puchades, me la pasó con un consejo: Esto no te lo puedes perder.
Llevo desde entonces pegado a la pantalla noches a salto de mata.

¿Qué atrapa de "Weeds"?

Para empezar el género. ¿Es una comedia? Alguien diría que sí, pero por el tema (el tráfico de marihuana), en ocasiones se vuelve dramática, dura, áspera, y te deja la sonrisa helada.

Luego algo que muy bien atinaba Spoiler en su blog: la hipocresía de las apariencias. Una nómina de personajes que esconden algo. Desde esa magnética Nancy Botwin (Mary-Louise Parker), pasando por el gamberro de su cuñado, y acabando en su contable, un adicto a la "maría". Todos esconden algo, todos saben lo que hace el otro, pero hay que guardar las apariencias en Agrestic, la comunidad bien donde viven.

El camino de Nancy es duro y peligroso: hacer ver que es una viuda respetable que cuida de sus 2 hijos, pero que poco a poco se va convirtiendo en el Al Capone del tráfico de drogas.

Y todo esto adornado con diálogos procaces, aquellos que nos veríamos capaces a escribir pero que nos parece imposible verlo en la ficción patria.

Tomo un botón de muestra: las lecciones magistrales sobre onanismo que Andrew da a Shane, el hijo pequeño, que debe tener unos 9 añitos el chaval.

En breve cae la tercera temporada. En los USA van por la cuarta, como nos anuncia Spoiler. Cojo carrerilla para ver si nos podemos enganchar a la 4ª.



PD: Me acaban de pasar "The bing bang theory". Me han dicho que es cojonuda. Alguien la ha visto? Me recomendáis alguna otra serie que os este revolviendo por dentro?

miércoles, 11 de junio de 2008

TEATRO (2) CAMBERRA


Este cartel surgió de un viaje a Roma, y de un encargo. La Escuela del Actor (Valencia) realiza todos los años un taller-muestra con los alumnos de 4º curso. Este año, mi amiga Maribel Bayona y servidor, hemos pergeñado el texto de ese taller que dirige Jerónimo Cornelles. Mañana se estrena en L'Altre Espai en Valencia. Estará los días 12, 13 y 14 de junio a 3 euros la hora y cuarto. El telón se abre a las 20:30 h.

Cuidado con los viajes, porque a alguno le pueden clavar una horquilla si no está atento.

Volver al teatro es como hacerlo a la amante que hace tiempo que no ves: una putada y un placer todo en uno.

Juzguen ustedes,

miércoles, 4 de junio de 2008

ESCRIBES O DIRIGES? (2) XAVI SALA




Vuelve junio y el calor aprieta!

El segundo escritor o director de esta sección es Xavi Sala. Tuve la suerte que fuera co-guionista en 2 de mis primeros cortos en los 90. Y me alegré un montón cuando estuvo nominado al Goya al mejor corto por Hiyab, cojonudo, por otro lado. Como a Pau Martínez, a ambos los considero mis hermanos mayores cinematográficos. Pero mejor se presenta él.

Xavi Sala.- Soy de Alacant y licenciado en Ciencias de la Información. En los escasos cursos de cine que he hecho conocí a gabkarwai al que me unía la inocencia del principiante y la pasión de aprender a contar historias. Me fui a Madrid con una subvención para un guión de largometraje y conseguí dedicarme profesionalmente a la televisión y al cine. En la actualidad soy guionista freelance, imparto talleres de guión y hago cortometrajes.

Garkarwai.- Escribes o diriges?

Xavi Sala.- Me considero guionista antes que director porque a través de lo primero llegué a lo segundo, pero con el tiempo veo que en mi caso son oficios bidireccionales.

Al acabar la carrera de periodismo me di cuenta que mejor me dedicaba a otra cosa. El romanticismo que me atraía de ese oficio apenas se da en la actualidad. Siempre he sido muy multidisciplinar y el cine, a diferencia de otros trabajos, me permite juntar todas mis pasiones: la escritura, la música, la imagen, el sonido, la interpretación, la pintura… En todas ellas por separado soy mediocre pero si las junto tal vez la cosa cambia.

GKW.- Inicios, estudios y primeros trabajos. Sensaciones.

Xavi Sala.- Mis inicios fueron a través de funciones de teatro casero y diaporamas familiares. En las fiestas de mi casa, era el encargado de hacer algún montaje con diapositivas sobre temas de ficción o documental siempre relacionados con la familia. Tardé mucho tiempo en darme cuenta que eso era como hacer “películas”.

GKW.- ¿Con qué trabajo te sientes más lleno, orgulloso, confiado, etc, y por qué?

Xavi Sala.- En la escritura porque es el trabajo que realizo en la intimidad y me permite arriesgar sin miedo a equivocarme. Nadie me controla hasta que yo decido entregar el material. Hago y deshago a mi gusto. Descubro y aprendo un montón de cosas sobre la vida y sobre mí, que son los principales motivos por los que escribo y, en definitiva, me dedico a esto.

GKW.- Cuando escribes / diriges, ¿Qué herramienta / estrategia utilizas a menudo que te surja efecto?

Xavi Sala.- Creo que una buena historia tiene que ser explicada de forma ágil y clara y debe perdurar en el tiempo. Acostumbro a contarle a gente de mi entorno la idea que tengo en la cabeza y veo sus reacciones. La cuento igual que cuando uno cuenta una anécdota que real que le ha sucedido. Así veo si funciona o no y, de ser así, aprendo a contarla. Cuando dejas reposar la idea durante unas semanas o meses y te vuelve a la cabeza es lo que yo llamo la prueba del algodón. ¡Apuesta por esa idea! A la hora de dirigir concentro la mayor parte de mis energías en el casting y en los actores. Tienen que ser capaces de conocer e interpretar a sus personajes antes y después de la historia que vamos a rodar.

GKW.- Recomienda un libro y una peli y porqué estos y no otros.

Xavi Sala.- Una película: El verdugo de Luis García Berlanga porque me hace reflexionar sobre cosas trascendentales de la vida con gran sentido del humor.
Un libro: Libro del desasosiego de Fernando Pessoa, porque suelo recurrir a él cuando me encuentro mal y me hace relativizar todos mis problemas.

GKW.- Estás con un joven guionista / director. ¿Qué consejo le darías?

Xavi Sala.- Ante todo que sea humilde consigo mismo y con los demás.

GKW.- ¿Algo que añadir?

Xavi Sala.- Una reflexión de Eduardo Galeano: Ventana sobre la utopía
Ella está en el horizonte.
Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.
¿Para que sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.

GKW.- Gracias Xavi

---

Preguntas?

jueves, 22 de mayo de 2008

TEATRO


Nunca he hablado de teatro. Ya es hora que empiece.

De momento ayer vi "Fool for love" que su autor, Sam Shepard la define así: "Surgió de enamorarme. Es una experiencia asombrosa. Por un lado no lo cambias por nada del mundo; y por otro es el infierno absoluto".

Es áspera, cruda, y recuerda tanto a "Paris, texas". Si podéis, ir a verla. Está en L'Altre Espai (Valencia), pero supongo que viajará por España (viene de Madrid, creo).

Por ella circulan mariachis, y música de Elvis, Johnny Cash, Blondie,... Tal vez eché de menos este temazo de Nick Cave:




martes, 20 de mayo de 2008

El libro del mes (Mayo 2008)


“Cuéntalo bien. El sentido común aplicado a las historias”

También publicado en Séptimo vicio.

Fue David Muñoz (más bien su blog) quien me puso tras la pista de este curioso relato de Ana Sanz-Magallón. Un libro corto que se lee de una sentada (o en un viaje, que es mi caso), y que viene muy bien para desengrasar la máquina antes de una escritura, una reescritura o una primer tratamiento de un guión (o novela, o relato, o ...).

¿Cuáles son sus aciertos?
Ser directa, lo primero. Al grano al grano, que la paja ya la ponen los manuales. A veces va tanto al grano que se olvida de los caminos por donde circular. Los personajes, por ejemplo, los trata muy por encima, pero se le perdona por píldoras de verdad como estas: “Generalmente, a esta conexión se la llama empatía. La empatía supone ponerse en la piel del otro, entender sus experiencias y emociones. No significa que ese otro te caiga bien ni que apruebes su conducta, pero sí que puedas ver las cosas desde su punto de vista.” Lo que lleva a hablar de la diferencia entre simpatía y empatía con un personaje. Y es que este no-manual (como constantemente nos recuerda la autora) esta lleno de lucha de contrarios para que con este paralelismo, entendamos bien como aplicarlos (“tesis y antítesis”, “deseo y necesidad”, etc).

Otro acierto: su tono desenfadado. La verdad, estaba harto de esos manuales de guión que lo que hacen es sentar cátedra (falta decir amén al final de cada capítulo). No conozco a la autora, pero parece que te estés tomando un café con ella y te explique en ese momento todo esto. Se basa mucho en las anécdotas e historias que contamos en las cenas entre amigos (Debe ser una debilidad suya, digo yo), y eso lo hace ligero y ágil. Es verdad que no encontramos grandes reflexiones en sus páginas, pero bueno, sabías a lo que venías, ¿no?

Machaca bien los conceptos (objetivos de la historia, arco de transformación de los personajes,...), pero esto es algo que en pedagogía es esencial, y aunque puede parecer repetitivo, se convierte en un acierto.

Y como parte del sentido común, ella misma lanza el órdago: “No te estoy diciendo nada que no sepas, ya lo sé”. Yo añado: “¡Te lo estoy recordando, que se te olvida!”. Y es que tal vez el pero más grande que se le puede hacer es que aquello que nos dice ya lo sabemos, y que está a medio camino entre la repetición (buena y positiva) y la proscrastinación (peligrosa). En fin, en esa lucha de contrarios se encuentra el no-manual.

Yo lo recomiendo para guionistas noveles (por supuesto), para aquellos que están en el dique seco en alguna de las versiones (como el personaje de Nicolas Cage en Adaptation), y para aquellos que se dedican a otras historias: relatos breves, teatro, cuentacuentos,...

Para acabar un par de ideas de la autora: “Un guión o una novela no es un ligue de verano, sino una pareja para varios años, así que sé selectivo. La convivencia desgasta: conlleva roces, desilusiones y renuncias”. Y esta otra: “Lo peor que puede pasar, si no encuentra su hueco, es que nunca ganes dinero como escritor. No es tan grave, ¿no?, porque no me vas a decir que lo mejor que se te ha ocurrido para ganar dinero es ponerte a escribir en España...”

Me quito el sombrero :)

jueves, 15 de mayo de 2008

ESCRIBES O DIRIGES? (1) PAU MARTÍNEZ


Nueva sección!

Ya avisé a navegantes que Mayo venía cargado. “Escribes o diriges?” es una nueva sección mensual donde profesionales del sector (mayoritariamente directores o guionistas), nos hablarán de los entresijos de la industria, de sus estrategias, de sus trucos a la hora de crear. Empezamos con Pau Martínez.
Esta mañana he visto un pase privado para equipo y amigos de su última peli, El Kaserón. En breve sabremos más de ella.
Él se presenta y os cuenta a que se dedica:

Soy Pau Martínez, he dirigido dos películas y una tvmovie. También he trabajado en televisión realizando y dirigiendo series documentales. He escrito varios guiones aunque hasta la fecha no he conseguido rodar ninguno. Gabkarwai es socio y amigo. Además hemos realizado juntos varios videoclips y un largometraje documental.

Garkarwai.- Escribes o diriges?

Pau Martínez.- Llegué a la dirección y a la escritura casi como una necesidad. Al principio intenté canalizar la creatividad a través de la interpretación, pero la fui dejando de lado frente a la escritura y la dirección. Y supongo que porque no tenía talento como actor. Es curioso pero, a pesar de que llevo escribiendo mucho tiempo, todos mis trabajos profesionales hasta la fecha han sido encargos para dirigir guiones de otros. Sin embargo, he intentado siempre llevar los guiones a mi terreno, encontrar aquellos puntos que me interesaban de la historia, los más cercanos a mi mundo y potenciarlos. Creo que es parte del trabajo del director trabajar en el guión hasta llegar a algo en lo que creas. Hay directores que trabajan de otra manera pero yo sin esa base me sentiría perdido en el rodaje.
Hoy en día a parte de ser una vía para expresarme lo considero un trabajo en todos los sentidos de la palabra. Yo soy muy escéptico, considero que hay muy pocos artistas en éste trabajo nuestro, tanto entre los guionistas como entre los directores. La mayoría debemos conformarnos con ser buenos artesanos, que no creo que sea poco. En todo caso es el conjunto de una obra lo que hace que un artesano se convierta en un artista. He visto a pasar a muchos que se consideraban genios e intentaron hacer obras maestras de su opera prima y se quedaron en el camino. Yo quiero, si es que llego a esa edad, seguir dirigiendo con 60 años. Yo quiero ser Tavernier, Chabrol o Clint Eastwood, de los que apenas recordamos sus primeras películas pero de los que nos fascina el conjunto de sus obras. Porque muy pocos pueden ser como Truffaut o Welles e impactar con su primera película.

GKW.- Inicios, estudios y primeros trabajos. Sensaciones

PM.- Estudié Historia del Arte porque no pude entrar en Comunicación audiovisual, debido a que la nota de corte era muy alta, aunque la verdad es que casi me alegro de no haber entrado. Los conocimientos sobre el arte, la forma en que encuadraban determinados artistas, el uso del color, de las sombras e, incluso la iconografía y los simbolismos de toda la historia del arte me parecen conocimientos de gran importancia para un director. Además, alguna gente de la que conocí en esa época siguen siendo grandes amigos míos. Me di cuenta que no hacía falta estudiar Comunicación Audiovisual para aprender los mecanismos de un rodaje, que era lo que a mí más interesaba. Como explicaba antes mis inicios fueron como actor, pero lo dejé por falta de talento. Gab puede dar fe de ello, puesto que el primer rodaje que conocí como tal fue un corto en el que él junto a otra gente me dirigió como actor. A partir de ahí junto a unos amigos, alguno de los cuales sigue siendo socio mío, decidimos alquilar una cámara y rodar un corto en el garaje de casa de mis padres. Sólo éramos un grupo de amigos que habían alucinado viendo Clerks y pensábamos que cualquiera podía hacerlo. Evidentemente cualquiera no podía hacerlo, pero el corto, Malditos Amateurs, funcionó bastante bien, ganamos el primer premio en Quart de Poblet y con el dinero del corto, a pesar de que había quien decía que nos los gastaríamos en gambas, decidimos hacer un corto en la misma línea pero más ambicioso Franco ha muerto, que ganó más premios. La verdad es que a partir de ahí tengo la sensación de que todo ha ido muy rápido, pero sin las ganas y las ansias por aprender los mecanismos de rodaje de aquellos años creo que todo lo demás no habría sido posible.

GKW.- ¿Con qué trabajo te sientes más lleno, orgulloso, confiado, etc, y por qué?

PM.- Últimamente, al pensar en las tres películas que he dirigido, he encontrado cierta unidad, puntos en común, cierta coherencia, a la que he llegado a veces de manera inconsciente he de reconocerlo. Y esto me hace sentir bien, no sé si orgulloso. Supongo, que ahora que estoy a punto de estrenar mi segunda película para cine, El Kaserón, es inevitable echar la vista atrás, reflexionar sobre lo hecho hasta ahora. Y he encontrado un punto en común a los tres protagonistas que considero que, al menos en las dos últimas, Omar Martínez y El Kaserón, han sido en parte aportación mía. Los tres personajes están marcados por el miedo. Miedo a ser felices, miedo a no serlos, miedo al dolor, más al emocional que al físico. El miedo les impide avanzar en una dirección o les hace avanzar en otra. Es el caso de Omar y Toni en Omar Martínez, o del personaje de Alfredo en El Kaserón, pero también del personaje de Daniel en Bala Perdida. ¿Por qué considero que es aportación mía? Porque en algunos casos directamente reforcé esa sensación en el guión con secuencias nuevas o líneas de dialogo nuevas, pero sobre todo porque les insistí mucho a los actores en éste aspecto tanto en los ensayos como en el rodaje. Por suerte los tres, Juanjo, Younes, Alex y Fele son actores muy inteligentes, que enseguida lo tuvieron claro.
Supongo que llegar a ésta conclusión, encontrar esa coherencia en mi obra, me hace en cierta manera sentirme orgulloso de lo realizado hasta ahora. Aunque también me preocupa porque esos miedos siguen presentes en mi vida por mucho que intenté exorcizarlos a través de las películas.

GKW.- Cuando escribes / diriges, ¿Qué herramienta / estrategia utilizas a menudo que te surja efecto?

PM.- Una de las cosas que más me gusta es trabajar con referentes que aparentemente no tengan nada que ver con la historia o con la estética, pero si con el fondo y desde ahí llegar a lo que quiero. Un ejemplo, recuerdo la primera vez hablé con Fele Martínez sobre el personaje de Alfredo, protagonista de El Kaserón. Es un abogado que con más de treinta años acaba de aprobar las oposiciones de un ayuntamiento y su primer caso es una casa de okupas, donde acaba enamorándose de una de las okupas. En esa primera conversación le dije a Fele que Alfredo era como Frodo Bolsón en El señor de los anillos o Luke Skywalker en Star Wars. Y le dije eso porque Alfredo no dejaba de ser un antihéroe, que sin quererlo se enfrentaba a la aventura más grande de su vida. Salvando las distancias por la magnitud de la aventura creo que las similitudes está ahí y era una manera clara y rápida de lanzar el mensaje.
También me encanta trabajar desde el contraste. Esto lo aplico sobre todo a la música. Cuando cuentas la historia de un magrebí inmigrante ilegal, la tentación de hacer una banda sonora con raíces de su país de origen es obvia pero a mí particularmente no me interesaba. Por eso le pedí a Arnau Bataller, que hizo un trabajo excelente, que compusiera pensando en un terceto, que al final fue cuarteto, de cuerda. Era una manera de reforzar lo que me interesaba que hiciera avanzar la historia, el amor imposible entre el protagonista y la chica, ambos inmigrantes ilegales. Las miserias diarias, el origen de los protagonistas ya estaban en la pantalla, en sus rostros lo que quería de la música era otra cosa, que reforzara esa historia de amor.
En el caso de El Kaserón también le pedí a Nacho Marco una cosa diferente a lo que íbamos a ver en la pantalla. No me interesa la música que escuchan los protagonistas, de hecho hay alguna secuencia que lo muestra, me interesa la música que genera sensaciones y eso considero que llega mejor a través de músicas que aparentemente no tienen nada que ver con los gustos de los protagonistas.
No sé, el contraste me parece una manera muy interesante de llegar a determinadas sensaciones.

GKW.- Recomienda un libro y una peli y porqué estos y no otros

PM.- El libro que más me ha causado mayor impacto en los últimos años ha sido Sábado, de Ian MacEwan. Me encanta la manera en que describe determinadas situaciones. Como alarga la tensión hasta hacerla insoportable, aunque no puedas dejar de leer para descubrir que pasa a pesar de su dureza. Una dureza más emocional que física. Y sobre todo la minuciosidad con que nos descubre la psicología de sus personajes.

Una película. Bonnie and Clyde, de Arthur Penn. Porque a pesar de ser una historia de violencia, de robos, de asesinatos, es una historia de amor maravillosa.

GKW.- Estás con un joven guionista / director. ¿Qué consejo le darías?

PM.- Aprende sobre todo de la vida. Si lo aprendes todo del cine acabas creando productos artificiales, que se parecen a tal película o a tal otra, pero que no tendrán personalidad propia.

GKW.- Gracias

---

Hasta aquí la charla. Preguntas? Volvemos en breve.